fbpx

Gamesa: emperador de las galletas

Su modelo era el ideal para una economía cerrada. Pero cuando el país cambió, la empresa también tuvo que hacerlo – y de forma muy dramática

Cuando se dio a conocer la noticia, a finales de 1990, el entonces director de la Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León, Mariano Montero Zubillaga, insistió que la venta de Gamesa no debía asustar a la ciudad.

La realidad es que sí se trataba de una noticia atípica para una ciudad acostumbrada a escuchar solamente de cómo sus empresarios se expandían y crecían sus operaciones.

La venta de empresas mexicanas, habría comentado Montero Zubillaga en aquel momento, no significaba una pérdida de patrimonio para el país.

No, quizás no. Pero sí significaba que el modelo económico cambiaría por completo — y había que considerar que las empresas tendrían también que cambiar por completo, rápidamente.


Después de varias décadas de crecimiento constante, Gamesa se había convertido ya en la galletera dominante en el país. La historia en sí comienza en los años 20s, cuando los hermanos Alberto, Ignacio y Manuel Santos González adquirieron la Fábrica de pastas y galletas Lara.

México venía saliendo de los complicados años de la Revolución, pero Monterrey se perfilaba ya como una ciudad dinámica – una nueva generación de empresarios se había lanzando a crear negocios que querían expandir por todo el país.

La fábrica de los hermanos Santos habría tenido entonces unos 150 empleados y tres hornos de carbón. De acuerdo con la historia oficial de la empresa, al poco tiempo comenzaron a enviar sus productos a otros estados, primero en carretones estirados por caballos, empacados en cajas de madera y lámina (unos años más tarde, éstos serían sustituidos por latas de lámina de forma cúbica).

Este contenido es exclusivo para miembros de Whitepaper.

Si ya eres miembro ingresa aquí.

Si necesitas ayuda o deseas contactarnos puedes escribirnos a ayuda@whitepaper.mx o usando el chat abajo a la derecha.

De call centers, a salud digital

Hace 20 años, el reto era hacer call centers. Ahora quiere que las empresas apuesten por el bienestar de sus empleados. La historia de un ‘emprendedor serial’

Sobre el aumento de valor de Nubank

Este contenido es exclusivo para miembros de Whitepaper. Para acceder crea tu cuenta aquí o si ya eres miembro ingresa aquí. Accede a 30 días gratis Si necesitas